Viaje en moto: Salta, Jujuy y Chile

En marzo de este año, nos fuimos con la familia de mi novio a pasear por el norte de Argentina en moto. Desde chiquita que mis papás se iban a hacer viajes en moto y viví siempre rodeada de ellas, por eso me pareció un viaje increíble para vivirlo en carne propia. Debería haberme puesto a escribir mientras estaba en el viaje para no olvidarme de nada, pero no daban los tiempos 😅 Voy a tratar de acordarme lo mejor que pueda de cada detalle que me parezca importante para dejárselos por si algún día hacen éste viaje. Empezamos?

Yendo 🛫

Viajamos con la empresa Norweigian, yo no la conocía pero me gustó. Los asientos son espaciados y cómodos, tienen un wifi que funciona relativamente bien pero no es rápido cuando se necesitan cargar muchos datos, no dan servicio de snacks a bordo pero al ser un viaje tan corto (aprox 2hs) no fue grave.

Llegamos y estaba lloviendo así que descargamos el camión donde viajaron las motos desde Buenos Aires lo mas rápido posible y encaramos el hotel Almeira.  El hotel está bueno, tiene gimnasio y jacuzzi arriba con una terraza con buena vista, wifi, desayuno casero con budines, muffins, etc.

Lo único que me llamó la atención es que en los baños solo dan la opción de shampoo y acondicionador 2 en 1, así que a las locas del shampoo como yo les recomiendo llevar por separado uno propio 😉

A la noche salimos a comer a Doña Salta que nos lo habían recomendado, esta muy bien ambientado y la comida es rica, pedimos unas empanaditas de entrada y unos ravioles para compartir entre 3 por que no teníamos mucho hambre. El camino para llegar al restaurante también es lindo y corto desde el hotel así que la lluvia no nos perjudicó tanto ni a la ida ni a la vuelta. Pasamos por la Basílica Menor y Convento de San Francisco y además cerca también está la plaza 9 de julio y la Catedral Basílica de Salta para ir a conocer si les interesa. Esa noche empezamos a tomar pastillas para el mal de altura, por que hay que empezar a tomarlas 48 hrs aproximadamente antes de empezar a subir para que hagan efecto y reduzcan los síntomas de apunamiento.

Día 1: Salta (1.152 m) → Purmamarca (2.324 m)

Después del desayuno salimos para Purmamarca (Jujuy) por el camino de cornisa. El camino es muy lindo, pasamos por distintos paisajes desde caminos llenos de arboles y hojas a desiertos áridos y montañas de piedras. Algunas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de viajar a estos lugares, es primero NO TENERLE MIEDO A LA MUGRE!! Ensuciarse es parte del viaje, disfruten estar enchastrados de barro y polvo que después se va todo con una buena ducha 👍🏼. Después, tengan en cuenta que a medida que vas subiendo y aumentando la altura hace cada vez mas frio ya sea verano o invierno, entonces esta bueno estar preparado y no relajarse pensando que “como es verano hace calor”, por que llegan a hacer menos de 10 grados. Llevar cuellitos, guantes, buzos, campera tipo Uniclo, etc. Nosotros por suerte éramos 3 motos y una camioneta y no tuvimos problema con el espacio y el peso de las valijas pero hay que tener cuidado en el momento del armado de los bolsos para no sobre cargar las motos.

Otra cosa importante es que es muy recomendable llevar bidones con nafta si van con una camioneta de apoyo, por que hay muchos lugares en donde no hay estaciones de servicio y las motos no tienen tanta autonomía como para aguantar algunos tramos largos.

Después de unas horas andando llegamos a nuestro hotel que se llama Terrazas de la Posta y queda justo adelante del cerro de los colores. Salimos a comer a un restaurante que se llama Restaurante La Posta (probablemente fue el mejor lugar donde comimos en todo el viaje) y nos fuimos a caminar por el pueblo a eso de las 4/5 de la tarde justo en el horario donde la feria de la plaza se llena de gente y vendedores de artesanías, ponchos, pantuflas, mantas, etc. En cuanto a la comida, lo más típico y que no se pueden ir sin probar son: las empanadas, la humitas, los tamales y el queso con cayote.

Cenamos en Pedro Pan un restaurante chiquito pero que estaba bien rankeado en TripAdvisor. Comimos sopa de crema de calabaza (ojo por que pica) y pizzas, con limonadas caseras. Muy recomendable

Día 2: Purmamarca → San Pedro de Atacama (2.400 m)

Nos despertamos temprano como para estar a las 8 desayunando y 9:30 salir para Atacama. El hotel no cuenta con un desayuno muy abundante pero no fue un problema por que como teníamos pensado seguir subiendo necesitábamos comer liviano.

El camino hasta Atacama fue uno de los más lindos del viaje. Los paisajes siguen cambiando y sorprendiendo, nos cruzamos con campos llenos de llamas y alpacas, burros, cabritas, etc. Y llegamos hasta las Salinas Grandes donde frenamos a sacamos un par de fotos e ir al baño. El camino después de unos kilómetros empieza a cambiar y arrancan las curvas. Hay que prestar atención a los carteles por que hay badenes (hubo uno que no vimos y casi salgo disparada de la moto 😂) y curvas bastantes cerradas. La ruta esta en muy buen estado y bien señalizada, solo hay que estar atentos y no ir confiados.

Otra cosa importante a tener en cuenta es que como San Pedro de Atacama queda en Chile, lógicamente hay que pasar por una frontera (nosotros cruzamos por el Paso de Jama a 4800 m) donde te revisan todos los papeles, cantidad de gente que viaja, que no estés llevando carnes o verduras, etc. Lo importante acá seria asegurarse de antemano tener todos los papeles y documentos al día por que no te dejan entrar al país. Un dato importante es que antes de la frontera hay una estación de servicio YPF full, nosotros aprovechamos para cargar nafta ahí (en Chile es mas caro), llenar agua para el mate y comprar unas galletitas y comida fácil para comer en la camioneta. El camino hasta llegar al hotel de Atacama es el más alto (4.200 m) pero divino, aunque muy frio y ventoso. Hay que tener cuidado por que empuja y cansa bastante a los que van en las motos.

Después de unas horas más de ruta, llegamos a La casa de Don Tomas, nos bañamos, descansamos un poco y salimos a caminar por el pueblo. Comimos en un restaurante que escuchamos la música que tocaban desde afuera y nos mandamos. Todos los días que pasamos por ahí las siguientes noches, habían distintos shows con distintos artistas… Así que a los que les guste la música lugareña, el mejor consejo es mandarse y entrar. En cuanto a las comidas del lado chileno, lo más típico son platos con pescados y palta.

Día 3: Machuca (4.000 m)

Nos despertamos en el hotel, desayunamos y hablando con uno de los empleados le contamos que teníamos pensado ir al Salar de Atacama, a la Reserva Nacional Los Flamencos, justamente a ver los flamencos. Nos dijo que como había llovido en ese ultimo tiempo, no nos recomendaba ir ahí por que probablemente los flamencos no iban a estar, y nos aconsejó ir a un pueblito cerca de ahí que se llama Machuca. Es un pueblito con no más de 20 casas, yendo por el mismo camino que para ir a los Geysers del Tatio (les dejo el link para reservar un tour) y otras aguas termales que nosotros no llegamos a ir. Es un muy lindo paseo para los que quieran ver flamencos y llamas de cerca (en el nombre les dejé el link a TripAdvisor para reservar las excursiones).

Cuando llegamos, nos recibió un lugareño que nos empezó a contar algunas internas del lugar como que en invierno llegan a hacer -30 grados y nieva y que no era fácil entrar a las iglesias por que antes, 4/5 años atrás, cuando se dejaban las puertas abiertas, una secta empezó a entrar y quemar imágenes en varias Iglesias y por eso decidieron aplicar esa modalidad de mantenerlas cerradas, con solo 1 persona encargada de las llaves para abrirla.

A la vuelta de Machuca, nos cruzamos con unos italianos que estaban con la camioneta enterrada en una zanja. En esos lugares hay que tener cuidado por que no pasa mucha gente y pocos son los que frenan, lo mejor es no meterse por lugares que no conocemos o que no estan señalizados. Atamos la camioneta de ellos con la nuestra y los sacamos 😁

Después de toda esta aventura, quisimos pasar por un lugar que se llama “El Valle de la Luna”, un área de la cordillera que dicen que es lo más parecido que hay al paisaje de la luna o de marte, para ver el atardecer y el cielo de noche. Al ser todos pueblos alejados de las grandes ciudades y encima a tanta altura, los cielos son los mas limpios e impresionantes que hay. Desafortunadamente no pudimos entrar, por que era solo yendo con una excursión, así que nos volvimos para el hotel. Siempre quedan cosas pendientes por hacer en los viajes pero como dice mi papá: “son una excusa para volver”.

Día 4: Calama (2.400 m)

Nuestro segundo día completo en Atacama estuvo destinado a irnos unos 90/100 kms más lejos a visitar la ciudad de Calama, la “capital del cobre” para hacer un tour por la mina de Chuquicamata, a cargo de la empresa CODELCO. Antes de salir te dan un casco y un chaleco reflector para usar y no sacarse durante toda la visita.

El tour empieza con un recorrido por el ex – pueblo de Chuquicamata, que actualmente es un pueblo fantasma ya que tuvieron que desalojarlo debido a la contaminación por materiales pesados como arsénico en el ambiente, y después nos llevaron a la mina.

La mina de Chuquicamata es una de las más grandes del mundo, extraen cobre y oro de ahí y actualmente está en proceso de transformación para pasar de ser una mina a cielo abierto a una subterránea; mucho mas sustentable y segura.

Después de nuestra excursión por la mina, fuimos al Shopping Mall Plaza a aprovechar que estabamos en Chile y a nosotros los Argentinos nos es mas barato (en general) comprar cosas ahí. Estuvimos un rato y a eso de las 6 volvimos para Atacama. La vuelta nos sorprendió con un atardecer espectacular, uno de los más lindos del viaje.

Comimos en el hotel a la noche por que estábamos cansados del día, armamos los bolsos para seguir nuestro viaje al día siguiente y nos fuimos a dormir.

Dia 5: San Pedro de Atacama → San Antonio de los Cobres (3.775 m)

Salimos temprano para San Antonio de los Cobres por el Paso de Sico (haciendo click acá te podés fijar el estado del Paso). No tuvimos inconvenientes para llegar por la ruta 51 hasta San Antonio de los Cobres pero vale la pena destacar lo bien cuidada que está la ruta del lado chileno y lo chocante que es cruzar la frontera y encontrarse con una ruta toda de ripio del lado argentino… 🤦🏼‍♀️ Hay que tener cuidado por que el estado que tiene no es bueno.

El paisaje es increíble y a cada vuelta que hace la ruta, vas descubriendo otro paisaje completamente distinto al de hace 2 kms atrás. Hay varios salares en la ruta y montañas de todo tipo y color.

Llegamos a San Antonio de los Cobres al hotel de las nubes, donde nos recibió Domingo el mozo que está hace ya muchos años y fue el lugar mas alto donde dormimos. No había sentido ningún síntoma de apunamiento en todo el viaje hasta que llegamos acá y me empezó a doler un poco la cabeza. Por suerte llevamos un tanque de oxígeno y nos hicimos unas respiraciones cada uno y el dolor bajó. Jugamos unos juegos de cartas, comimos en el hotel y nos fuimos a dormir.

Para ser sincera 100%, San Antonio de los Cobres a mi personalmente no fue el lugar que mas me gustó. Cumple con su función de “pueblo de paso” en donde la gente se queda a pasar la noche por que el viaje sino se hace muy largo para hacerlo de un tirón hasta Salta.

Día 6: San Antonio de los Cobres → Payogasta (2596 m)

En principio nuestra idea era encarar este tramo de viaje por la ruta 40, Abra de Acay que tiene el punto más alto de la ruta 40 con 4.895 m y es un recorrido lindísimo de hacer, pero el día anterior nos dijeron que la ruta 40 estaba complicada por que había llovido y se habían caído unas piedras grandes en el camino, entonces tuvimos que ir hasta Salta por la Cuesta del Toro y agarramos el camino de Cuesta del Obispo para llegar a Payogasta. Para mi, fue el tramo que mas me gustó e impresionó en cuanto a inmensidad y paisajes y no dejaba de pensar “con razón hay tanto turista japonés… No deben poder creer que tengamos todo esta inmensidad libre para disfrutar!!”

En Salta compramos cosas en un supermercado para hacer un picnic rutero en algún lugar lindo que encontraramos. Seguimos viaje y encontramos el lugar perfecto a orillas del rio Chicoana para prender un fueguito, hacer unas hamburguesas y descansar un rato.

Antes de llegar a lo que sería el ultimo destino del viaje, pasamos por el Parque Nacional Los Cardones que es espectacular! Miles y miles de cardones de todos los tamaños y formas dispersos creando un paisaje único.

Llegamos al hotel Sala de Payogasta. Algunos siguieron 20 minutos para conocer el pueblo de Cachi que es muy muy lindo según nos contaron, y otros nos quedamos haciéndonos masajes 🙈

4 cosas que hay que tener en cuenta del hotel son:

  1. Hay para hacerte masajes (claramente fuimos todos corriendo a hacernos) pero el servicio no está incluido en la tarifa del hotel
  2. No hay ni señal de celular, ni wifi excepto si te quedás parado al lado de la oficina de recepción.
  3. Tiene un restaurante propio cruzando la calle que preparan comida típica del lugar (ahí fuimos a cenar)
  4. Tienen una Bodega de Altura (2450 m) propia que se pueden pedir y probar sus vinos que están muy buenos 👍🏼

Llegamos a la tardecita y entre que nos bañamos, nos hicimos los masajes y todo ya estaba oscuro y no pudimos ver mucho del hotel peeeeeero….

Día 7: Payogasta → Salta → Buenos Aires (25 m)

A la mañana nos despertamos y el desayuno te lo preparan en un salón con una vista increíble al Valle con productos caseros. Creo que ninguno se había dado cuenta de dónde estábamos el día anterior. Llegamos a un hotel y nos despertamos en otro completamente distinto, lleno de paisaje y cultura del lugar; nadie se lo esperaba!! Acá nos dimos cuenta que nos habíamos olvidado la matera con todo el equipo del mate en San Antonio de los Cobres 🤦🏼‍♀️ Llamamos al hotel del lugar y nos dijeron que podían mandarnos un taxi hasta el aeropuerto antes que salga el avión. Confiamos en eso y seguimos viaje.

Salimos a la ruta de nuevo, por el camino del día anterior por que seguía complicada la ruta 40. La verdad es que a ninguno le importó, son paisajes que realmente no cansan y no dejan de impresionar.

Llegamos al aeropuerto, cargamos el camión que nos estaba esperando ahí en la puerta y esperamos al taxi que sólo nos cobró $300 pesos. Está bueno saberlo por que si alguien se olvida algo, pregunten por que hay mucha gente que viaja por otras cuestiones y cobra poco por hacer algún favor.

Nos subimos al avión y pegamos la vuelta a Buenos Aires.

Fin del viaje

Ojalá les sirva a todos los que tengan pensado encarar estos destinos increíbles como una referencia y guía si no tienen idea qué es lo que se puede hacer y qué hay para recorrer. Esta es una opción de viaje que fue la que elegimos hacer nosotros, pero también toda la ruta 40 tiene puntos increíbles y es una excelente opción si decidimos repetir el destino. Pero será un cuento para mas adelante…

Se vienen nuevos destinos MUY grosos dentro de poco, estoy muy entusiasmada por conocerlos, sacarles fotos y escribirlos. Besote a todos y gracias por leerme y estar del otro lado ❤️

Anuncios

1 comentario en “Viaje en moto: Salta, Jujuy y Chile

Los comentarios están cerrados.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close